×
×
Red Internacional

En la noche de este miércoles el Ministerio de Trabajo de la provincia de Córdoba dictó la conciliación obligatoria y se suspende por ahora el ataque de la patronal.

Javier MussoDirigente del PTS Córdoba

Jueves 23 de junio | Edición del día

Cómo venimos informando por este medio, la empresa Bagley de Córdoba que pertenece al grupo Arcor impulsó un cambio en el convenio de trabajo, queriendo incorporar un cuarto turno los fines de semana con jornadas de 12 horas que no serán contadas como horas extras. Un intento de avanzar en la flexibilización laboral.

La respuesta de los trabajadores fue inmediata con un paro y bloqueo de portones. El viernes de la semana pasada se impulsaron asambleas por turno y se produjo un hecho importante de unidad entre trabajadores ocupados y organizaciones sociales que fueron a apoyar la medida, realizando una asamblea común y un corte frente a la fábrica.

Te puede decir: ¿Qué está en juego en la lucha de los trabajadores Arcor-Bagley?

Esta semana era clave en el conflicto ya que la empresa pretendía avanzar en implementar el "weekend" y había publicado la lista de los trabajadores que tenían que incorporarse este fin de semana al cuarto turno.

Desde el martes todos los trabajadores se hicieron presentes para cumplir con sus turnos normales y desde ayer se realizaron asambleas de dos horas por turno para darle continuidad al plan de lucha que se debatió y resolvió en la fábrica. Producto de la determinación de los trabajadores, la conducción del STIA se hizo presente en la puerta de la fábrica con una mínima delegación y teniendo que avalar la decisión de los trabajadores.

A pesar de los aprietes, las amenazas judiciales y los intentos de la empresa para dividir a los laburantes, se mantuvo una gran unidad. Todos saben que si la empresa avanza en esta medida será un paso más para aumentar la flexibilización laboral y la quita de conquistas.

Te puede interesar: El apoyo a la lucha de Bagley se hace sentir

Ante la firmeza de los trabajadores, la campaña de apoyo de trabajadores de todo el país y la alianza con organizaciones sociales, el Ministerio de Trabajo intervino para dictar la conciliación obligatoria.

Este jueves por la mañana se vivía un clima de alegría entre los trabajadores, aplausos y festejos cuando llegaron los delegados independientes a la planta. Los laburantes eran conscientes que la empresa no se va a detener en su ataque pero en este primer round se logró ponerle un freno. La conciliación es un golpe a los planes de la patronal ya que se jugaba a aumentar la producción durante este mes a costa de empeorar las condiciones de trabajo.

La lucha de los trabajadores de Bagley-Arcor es un conflicto testigo contra el intento de las patronales en avanzar en una reforma laboral de hecho atacando los convenios colectivos de trabajo. A diferencia de la entrega de la burocracia sindical del SMATA en Toyota, acá los trabajadores se plantaron, se organizaron en asambleas y decidieron enfrentar el plan de una de las empresas más importantes del país.

Esto lo hicieron buscando el apoyo de otros delegados independientes de otras fábricas del grupo Arcor en Córdoba, buscando la alianza con movimientos sociales, con una campaña de apoyo en todo el país y exigiendo a la conducción del STIA Córdoba avale todas las medidas que fueron resolviendo los trabajadores en asamblea.

La conciliación no es un triunfo aunque haya obstaculizado los planes de la empresa. Sólo da más tiempo para fortalecer la preparación, la unidad que se forjó en esta lucha y la alianza con movimientos sociales que de manera desinteresada apoyaron esta lucha y quienes también vienen denunciando las ganancias extraordinarios de las empresas alimenticias a costa del hambre de la población y la mayor explotación de los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias