www.laizquierdadiario.com.bo / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, hazclick aquí
La Izquierda Diario
18 de junio de 2021 Faceboock

ESTADOS UNIDOS
La mayor lucha sindical de Amazon está sucediendo en Alabama
Jason Koslowski

En las afueras de Birmingham, en Alabama, los trabajadores del depósito de Amazon están peleando por formar su sindicato. Su victoria será una victoria para toda la clase trabajadora.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/La-mayor-lucha-sindical-de-Amazon-esta-sucediendo-en-Alabama

Desde su fundación en 1993, Amazon ha sido capaz de rechazar todos los intentos de sus trabajadores en Estados Unidos por sindicalizarse. En el resto del mundo, la lucha de los trabajadores ha tenido más éxito. En Italia en 2018 por ejemplo, el sindicato Filcams Cgil fue el primero en hacer que Amazon se siente en la mesa a negociar y este sindicato también representa a los trabajadores de Amazon en Polonia y Francia.

Aun así, los trabajadores del depósito están intentando cambiar eso. Los organizadores allí se dirigieron al Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y Departamentales (RWDSU por sus siglas en inglés) el verano (boreal) pasado, a raíz del levantamiento Black Lives Matter y mientras la pandemia se extendía por los centros logísticos de Amazon - lo que la compañía llama sus depósitos - y en todo el país. El 8 de febrero, la Junta Nacional de las Relaciones Laborales (NLRB por sus siglas en inglés), que supervisa la legislación laboral de EE.UU. enviará por correo boletas a 5.800 trabajadores en la fábrica en las afueras de Birmingham así ellos pueden votar a favor o en contra de formar una unión.

En 2019, los trabajadores del depósito de Chicago conformaron el “Amazonians United” para pelear por mejores condiciones de trabajo. Con otras organizaciones, ayudaron a organizar un "sick out" (protesta bajo la excusa de salida por enfermedad) para cientos de trabajadores en Amazon, Target, Whole Foods y otros lugares el 1 de mayo del año pasado, protestando por la falta de equipo de protección básico y otras medidas de seguridad en la pandemia.

La sindicalización en las instalaciones de Bessemer sería un paso significativamente mayor: coronaría la lucha sindical más grande de este tipo en la historia de Amazon.

La especulación pandémica y trabajadores prescindibles

Amazon ha estado luchando contra los intentos de sus trabajadores de organizarse con uñas y dientes para garantizar su alto nivel de ganancia. En Bessemer, la empresa exige que la votación sindical se lleve a cabo en persona en el depósito - una táctica para intimidar a los trabajadores durante la pandemia y (como señala un puñado de abogados antisindicalistas) como resultado del hecho de que las boletas por correo dificultan los esfuerzos de la empresa por “disuadir a los trabajadores de apoyar la sindicalización antes de las elecciones”. Este movimiento fue rechazado por la NLRB. Pero Amazon todavía está luchando contra el uso de boletas por correo para el voto sindical.

Amazon ha convertido en una práctica habitual espiar a sus trabajadores para detectar la resistencia. Esto va desde revisar cuentas de redes sociales hasta contratar espías de la notoria firma Pinkerton para rastrear e informar sobre lo que hacen y dicen los trabajadores en el trabajo. Mucho más allá de sus lugares de trabajo, Amazon rastrea constantemente los movimientos sociales progresistas (el activismo climático, por ejemplo, y el movimiento de los chalecos amarillos en Francia) para analizarlos en busca de posibles amenazas a sus ganancias y facilitar la planificación previa. La empresa utiliza estas tácticas en todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Oriente Medio, Asia y Australia.

El cinismo de la lucha abierta de la empresa por mantener sus ganancias es notorio en Bessemer. Amazon creó un sitio web para convencer a los trabajadores de que votaran en contra del sindicato, y en una ridícula versión inicial del sitio (antes de que fuera editado) sugirió:

“No compres esa cena, no compres esos útiles escolares, no compres esos regalos porque no tendrás los casi $500 que pagaste en cuotas (sindicales). ¿POR QUÉ NO ahorrar dinero y obtener los libros, regalos y cosas que deseas? ¡HAZLO sin cuotas!”

Más recientemente, el sitio dice:

"SI ESTÁS PAGANDO CUOTAS (sindicales) ... será RESTRICTIVO, lo que significa que no será fácil ser tan útiles y sociables entre sí. Así que sé un HACEDOR, mantenete amigable y hace las cosas en lugar de pagar cuotas … Cuando trabajamos juntos para mejorar nuestro negocio y brindar servicio a nuestros clientes, se generan más negocios, lo que significa más seguridad laboral para todos".

Mientras tanto, 20.000 personas en la fuerza laboral de Amazon habían sido infectadas con COVID-19 y al menos 10 habían muerto hasta octubre pasado, cifras que seguramente solo han aumentado a medida que la pandemia continúa devastando a la clase trabajadora. Y los trabajadores notan repetidamente las condiciones de trabajo inhumanas y "extenuantes" que enfrentan.

Sin embargo, el negocio está en auge, para los jefes y accionistas. Amazon registró sus mayores ganancias durante lo peor de la primera ola de COVID-19. Entre julio y octubre de 2020, la compañía se jactó de un aumento del 37% en sus ganancias, que asciende a $96 mil millones. El fundador de Amazon, Jeff Bezos, es el ejemplo de la especulación pandémica. Vio su riqueza personal aumentar en un 79%, un monto adicional de $90.1 mil millones, solo en 2020. En un día, recaudó $13 mil millones.

Una pelea importante, con desafíos por delante

Obtener el reconocimiento legal de RWDSU en el depósito de Bessemer sería un hito importante para una clase trabajadora estadounidense que ha estado a la defensiva durante demasiado tiempo y necesita con urgencia reconstruir su poder de combate. Una victoria así podría inspirar más campañas sindicales en otros almacenes, y más allá. Todos los socialistas que se precien de si deben dar lucha en Bessemer su más pleno apoyo y solidaridad.

Pero ganar el reconocimiento sindical por sí solo no era suficiente. Los trabajadores de Bessemer también se enfrentan al peligro de una dirección sindical burocrática de RWDSU que podría interponerse en su camino.

El sindicato representa a los trabajadores de servicios y atención médica de todo el país, trabajadores en la primera línea de la pandemia. Mientras sus miembros se han enfermado y muchos han muerto, la dirección ha evitado, a toda costa, organizar huelgas u otras acciones de reclamo, o defender de manera inequívoca cualquier tipo de acción militante de sus miembros para proteger sus vidas y salud.

Cuando la crisis comenzó a golpear en marzo pasado, el presidente de RWDSU, Stuart Applebaum, escribió un artículo de opinión para el New York Daily News en el que pedía más seguridad en el lugar de trabajo, pero no dijoni una palabra sobre cómo los trabajadores podían obtener esa seguridad más que pidiéndola a los jefes, cortésmente. Mientras tanto, el boletín de RWDSU continúa actualizando su nueva sección en la que se enumeran todos los miembros del sindicato que han muerto en la pandemia.

En general, la estrategia del RWDSU parece ser pedir a las empresas que se preocupen más por los trabajadores, presionar para que la NLRB reconozca a los nuevos sindicatos locales y acomodarse al Partido Demócrata, pidiendo nuevas leyes, respaldando con entusiasmo a los candidatos demócratas y donando miles de dólares para campañas políticas. Desde que comenzó la pandemia, su boletín está lleno de historias sobre el poder de la “presión pública” sobre los patrones, en lugar de impulsar acciones laborales disruptivas.

Pero el poder real proviene de una base organizada y lista para luchar, atacando lo que más vale para los empresarios: las ganancias. En otras palabras, lo que sirve es la acción militante, no trabajar con la NLRB o los demócratas. El proceso para certificar un sindicato está diseñado contra los trabajadores, desde las reglas débiles que “protegen” a los trabajadores de represalias hasta el tiempo abundante que la NLRB les da a los jefes para interferir en todos los aspectos de una campaña de organización. Cuando los jefes infringen inevitablemente las reglas, como intimidando y despidiendo a los trabajadores, las apelaciones a la NLRB en busca de ayuda toman un tiempo absurdamente largo, a veces años, para resolverse, probablemente mucho después de que la persona o personas despedidas se hayan marchado.

Los últimos demuestran que la lucha militante es el camino. En 2018, los maestros de base y otros trabajadores de la educación se declararon en huelga en West Virginial, tanto contra la ley estatal como contra sus burócratas sindicales, y obtuvieron concesiones sustanciales en cuanto a salarios y beneficios. Durante el levantamiento de BLM el verano pasado, los conductores de autobuses sindicalizados en Minneapolis, Pittsburgh, la ciudad de Nueva York y otros lugares se negaron a transportar a la policía o a los manifestantes que habían arrestado, y el papel de los trabajadores en el levantamiento fue una fuerza clave en el desfinanciamiento parcial de algunas fuerzas policiales. Solo este mes, alrededor de 1.400 Teamsters (camioneros) se declararon en huelga en Hunts Point Market en la ciudad de Nueva York, el mercado de productos al por mayor más grande del mundo, y obtuvieron importantes aumentos en sueldos y tiempo libre.

El Partido Demócrata no es aliado del movimiento obrero organizado. A pesar de todo lo que tratan de cortejar y engatusar a los miembros de los sindicatos para que voten por ellos, en repetidas ocasiones demostraron ser enemigos de la organización obrera militante e independiente y del poder obrero real. Sin embargo, desde la década de 1980, la gran mayoría de los líderes sindicales en los Estados Unidos han abandonado tácticas militantes como las huelgas y, en cambio, intentan ganarse el trato de los políticos demócratas para ganar concesiones. Durante esas mismas décadas, los salarios se han estancado y los propios sindicatos se han ido desmantelando constantemente. La estrategia de aliarse con el Partido Demócrata es un fracaso abyecto.

Son los demócratas en estados como Nueva York los que mantienen las leyes que prohíben a los empleados del sector público usar su arma principal: la huelga. Fue una administración demócrata, la de Clinton, la que luchó por el TLCAN (
Tratado de Libre Comercio de América del Norte), lo que ayudó a impulsar la "carrera hacia el fondo" mundial de las condiciones laborales y salariales y debilitó a la mano de obra estadounidense en el camino. Y fue otra administración demócrata, la de Obama, la que prometió aprobar una legislación clave a favor de los sindicatos y luego se negó cuando asumió el cargo. Al día de hoy, el Sindicato de Maestros de Chicago, uno de los más militantes y activos del país, está al borde de una huelga porque la alcaldesa Lori Lightfoot, una demócrata "progresista", está tratando de obligar a los maestros a regresar al aula sin la debida medidas de seguridad durante una pandemia mortal.

El poder sindical no proviene de una declaración de Bernie Sanders que apoya a los trabajadores de Bessemer Amazon, o de Alexandria Ocasio-Cortez que hace apariciones en los piquetes. Viene de la acción organizada y disruptiva de la base. Depender de los demócratas para construir el poder de los trabajadores es un suicidio.

La base es decisiva. Los burócratas sindicales adoptan una posición "intermedia" entre los patrones y los trabajadores, y lo aceptan como su trabajo no solo para resolver contratos sin huelgas, sino para garantizar una mano de obra dócil que "se mantendrá en línea". Lo hacen mediante la firma de contratos con “cláusulas anti huelga” que prohíben a los trabajadores usar el arma principal que les da poder sobre los patrones.

Los sindicatos solo avanzan a través de una organización de base que está lista y dispuesta a enfrentarse a los burócratas, empujandolos a la izquierda, forzandolos a adoptar posturas más militantes y forzando un mayor control del sindicato de base y luchando contra los patrones de manera militante. Esa es una lección que se desarrollará en Bessemer y más allá.

Hay desafíos por delante, pero la lucha en Amazon es crucial para los trabajadores estadounidenses. ¡Solidaridad con la lucha sindical en Amazon!

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ lid.bolivia
www.laizquierdadiario.com.bo / Para suscribirte por correo, haz click aquí