×
×
Red Internacional

Europa del Este.La ofensiva de la OTAN en la crisis Ucrania-Rusia

Tiempo estimado 13:23 min


Cierta narrativa unilateral presenta actualmente la crisis en la frontera ucraniana como una escalada puramente rusa. Sin embargo, esta es una lectura interesada que encubre la agresividad de la OTAN durante varias décadas en la región.

Martes 1ro de febrero | 11:46

En estas semanas hemos analizado lacrisis en la frontera ucraniana, centrándonos en particular en los objetivos, contradicciones y límites de la política rusa. Sin embargo, para tener una visión más completa de la situación, también debemos analizar la política en la región de las potencias imperialistas agrupadas en particular dentro de la OTAN. Una política que, contrariamente a lo que se puede leer en la prensa occidental, no tiene nada de "pacífica" sino que se deriva de una postura agresiva hacia Rusia, especialmente después de la caída de la Unión Soviética.

De hecho, es muy parcial y unilateral afirmar que estamos presenciando una “escalada rusa” en la parte oriental del continente. Aunque Rusia probablemente esté en proceso de acumular varias decenas de tropas a lo largo de su frontera con Ucrania -pero también en Bielorrusia-, los orígenes de esta situación hay que buscarlos en la política de cerco de la OTAN frente a Rusia.

La OTAN y su estrategia de cerco a Rusia

Tras la caída de la URSS, la OTAN -esta organización militar que agrupaba a las principales potencias imperialistas durante la "Guerra Fría"- decidió iniciar su ampliación hacia el Este del continente europeo, en particular en los países de la antigua Unión Soviética y el "Glacis" soviético. Esta política se inició a mediados de la década de 1990 cuando Rusia estaba aplastada, atravesada por profundas crisis sociales y económicas provocadas por la brutal restauración del capitalismo. En otras palabras, la política de expansión de la OTAN no tenía un objetivo defensivo, como proclamaban entonces los líderes de la organización atlantista.

Te puede interesar Abajo la escalada guerrerista de EEUU y la OTAN en el Este de Europa. Ni intervención imperialista ni injerencia militar rusa en Ucrania

A lo largo de las décadas de 1990 y 2000, la OTAN aceleró sus negociaciones para la integración de varios países del antiguo “glacis”. Así en 1999 se integraron Hungría, República Checa y Polonia; en 2004 fue el turno en particular de los países bálticos, en la frontera noroccidental de Rusia, pero también de Rumanía y Bulgaria, países de la cuenca del Mar Negro como Turquía, miembro desde 1952. Así, la OTAN ha crecido desde la 12 miembros fundadores en 1949 a 30 en la actualidad, incluido un gran número de antiguos estados llamados "socialistas". Esta expansión también estuvo acompañada de la instalación de bases militares y dispositivos militares como baterías de defensa antimisiles. En 2016, por ejemplo, se desplegaron cuatro grupos de combate en Lituania, Letonia, Estonia y Polonia con algo más de 4.500 soldados de diferentes países.

Pero el evento que realmente marcó un punto de inflexión para Rusia fue la cumbre de Bucarest en 2008. En ella, la OTAN abrió la puerta a la posible integración de Georgia y Ucrania. Para Moscú, fue una confirmación de la política de cerco de las potencias occidentales hacia ella. No es coincidencia que durante el movimiento Maidan de 2014 en Ucrania, Rusia rápidamente decidiera ocupar y anexar Crimea, donde está estacionada su Flota del Mar Negro. La pesadilla de los líderes rusos era ver desembarcar en la península a las fuerzas de la OTAN.

Rusia no puede tolerar una Ucrania hostil aliada de la OTAN

Hoy esta política de cerco de Rusia, que sigue siendo negada oficialmente por la OTAN, adquiere otro significado. En efecto, desde que Estados Unidos puso fin -de manera desastrosa- a su ocupación en Afganistán y se concentra en la zona del Indo-Pacífico para “contener” el empuje chino, los riesgos de conflictos han aumentado. Y en esta nueva configuración internacional, China y Rusia son considerados por Washington como los principales peligros para su prosperidad y seguridad. Desde este punto de vista, los líderes rusos consideran que la hostilidad de Estados Unidos hacia ellos no hará más que aumentar, independientemente del presidente y gobierno de turno.

En este contexto, una Ucrania hostil se vuelve aún más peligrosa para Rusia que antes. De hecho, Ucrania y Bielorrusia son fundamentales para la seguridad rusa, especialmente en caso de agresión de Occidente. La pérdida de influencia sobre Ucrania a partir de 2014 ha sido uno de los fracasos de política exterior más significativos del Kremlin en las últimas décadas. Desde entonces, Putin ha tratado de tener una política “conciliadora” frente al gobierno de Volodymyr Zelensky. Pero estos intentos fracasaron y ahora Moscú considera que Ucrania seguirá siendo un estado hostil a largo plazo.

Pero todo esto no es una impresión o una especie de "paranoia" de los líderes rusos. Si bien todo parece indicar que la OTAN no tiene un plan de integración a corto plazo para Ucrania (o Georgia), ha multiplicado los acuerdos de cooperación, entrenamiento y asistencia militar (financiera y de equipamiento) con Kiev. De hecho, incluso si Ucrania no se une directamente a la alianza, podría desarrollar diferentes formas de cooperación y asociación con los ejércitos imperialistas.

El ex oficial de la Marina estadounidense y experto militar ruso Rob Lee, al analizar la actual política militar rusa hacia Ucrania, menciona varios acuerdos entre Kiev y potencias como Estados Unidos y Gran Bretaña: "si uno de los objetivos de Rusia en la concentración de tropas en primavera en la frontera ucraniana era disuadir a la OTAN de seguir apoyando a Ucrania, los acontecimientos del verano y el otoño han demostrado su fracaso. Una semana después de la cumbre de junio de 2021 entre los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin, el Reino Unido envió la fragata HMS Defense a aguas territoriales de Crimea, lo que enfureció a los funcionarios rusos. Un barco guardacostas ruso realizó disparos de advertencia detrás de la fragata británica (...) El día anterior al incidente, el Reino Unido firmó un memorando de aplicación sobre un acuerdo de armas navales con Kiev. Se trata de un acuerdo final de 1.700 millones de libras esterlinas con Kiev para la producción conjunta de barcos de misiles, así como de cazaminas y otras armas navales. Al mismo tiempo, Estados Unidos proporcionó un equipo adicional por valor de 60 millones de dólares, autorizado por la administración Biden en agosto, así como misiles guiados antitanque Javelin adicionales. Estados Unidos también ha firmado un Marco Estratégico de Defensa y una Carta de Asociación Estratégica con Ucrania”. Además, la administración Biden desembolsó 200 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania el pasado diciembre.

Te puede interesar Claves para entender el conflicto en Ucrania

Las razones de la agresión imperialista contra Rusia

Los estados imperialistas desde el inicio del proceso de restauración del capitalismo en la ex Unión Soviética han tratado de subyugar a Rusia a sus intereses, política que pretendía imponer la humillación total al país transformándolo en una especie de gran colonia semi-occidental. La brutalidad de las privatizaciones y la caída del nivel de vida de los trabajadores rusos también puede explicarse por el deseo de hacer “irreversible” la restauración del capitalismo. Y en esta “misión” los imperialistas obviamente encontraron importantes aliados dentro de la burocracia estalinista que gobernaba la URSS y que aspiraba a convertirse en una nueva clase burguesa.

La llegada al poder en 2000 de Putin frenó parcialmente la debacle rusa, sin que éste hubiera frenado realmente la dinámica de privatización de la economía, sin revertir la decadencia general del país pero logrando en el mejor de los casos gestionarla. Sin embargo, Putin logró dar un nuevo rol al Estado en el proceso de privatización y apropiación por parte de un círculo de oligarcas de la riqueza nacional, al tiempo que recuperó el control de ciertas empresas estratégicas en el sector de los hidrocarburos. Al mismo tiempo puso límites a los intentos de los imperialistas de aplastar a Rusia y semicolonizarla. No es casualidad que la aceleración de la ampliación de la OTAN hacia el este se produjera al mismo tiempo.

Hoy este proyecto de semicolonización de Rusia parece un poco fantasioso. Sin embargo, en la nueva configuración internacional, las diversas potencias imperialistas tienen otras razones para cercar a Rusia. Una es evitar que Rusia y China formen una alianza defensiva frente a la agresividad de Estados Unidos y sus aliados. Incluso si la hostilidad occidental empuja a los dos estados precisamente a buscar actuar de manera concertada, ciertos políticos en Washington esperan encontrar formas de convencer o coaccionar a Rusia para que permanezca “neutral” o incluso para colaborar con ellos en su ofensiva contra China. Pero Estados Unidos con su política también está tratando de evitar que Rusia se acerque a ciertas potencias europeas.

Brechas entre las potencias imperialistas

Si hay intereses comunes entre las diversas potencias imperialistas sobre la política hacia Rusia, también existen diferencias importantes. De hecho, cuando se trata de hablar sobre acciones concretas que se implementarán contra Rusia, los Estados Unidos y los estados de Europa del Este están listos para tomar medidas duras contra Moscú. Pero este no es el caso de Francia, ni de Alemania. Estos dos Estados, si bien apoyan la política hostil y agresiva contra Rusia, quisieran encontrar un terreno común con ella y así evitar tener que tomar sanciones económicas que afecten al mercado común europeo.

De hecho, a diferencia de Estados Unidos, la Unión Europea tiene vínculos comerciales muy estrechos con Rusia. No solo la mayor parte del gas europeo proviene de Rusia, sino que la UE importa productos como aluminio, níquel, acero y fertilizantes de Rusia. Además, las principales multinacionales europeas tienen intereses en Rusia, lo que hace que las drásticas sanciones económicas sean una amenaza para sus ganancias. Y eso sin mencionar las consecuencias políticas y sociales para la UE de un conflicto en Ucrania.

Esto lleva a los líderes europeos a adoptar posiciones que son parcialmente contradictorias con la política norteamericana. Así, Macron declaró la semana pasada que la UE debería tener su propio canal de negociación con Rusia, intentando revivir el formato de Normandía (negociaciones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania). Alemania por su parte sigue negándose a exportar armas a Ucrania así como a vincular esta crisis a la cuestión del gasoducto Nord Stream 2 que permitirá exportar gas ruso directamente a Alemania sin pasar por Ucrania. Esta situación crea divisiones dentro de la Unión Europea e irrita a los líderes ucranianos.

Sin embargo, la semana pasada, presumiblemente para reducir las tensiones dentro de la alianza, Emmanuel Macron declaró que Francia estaba lista para enviar más tropas a Rumania si la OTAN así lo decidía.

¡Abajo la OTAN! ¡No a la guerra! ¡Contra la opresión rusa! ¡Por una Ucrania independiente, obrera y socialista!

En este contexto es que hay que entender las fricciones, las amenazas de guerra, la “diplomacia armada” y los intentos de arreglo. Y como podemos ver, estamos lejos de la imagen presentada por los principales medios de comunicación donde la escalada se debe solo a Rusia. En realidad, el principal responsable de la amenaza de conflicto es sobre todo la OTAN: esta alianza militar imperialista y reaccionaria que utiliza su fuerza colectiva para obligar a los distintos Estados del mundo a cumplir con sus intereses geopolíticos y económicos.

Por eso para decir "¡No a la guerra!" hay que empezar por exigir la disolución de la OTAN y el cierre de todas sus bases, el desmantelamiento de equipos militares como las baterías antimisiles y la retirada de las tropas dispersas en la región y en el mundo. Esta exigencia debe provenir en primer lugar del movimiento obrero de los países imperialistas que forman parte de la alianza.

No significa ningún apoyo a la Rusia de Putin. La política del Kremlin es totalmente reaccionaria y pretende, en este caso, ejercer una forma de opresión nacional sobre Ucrania, y al mismo tiempo evitar cualquier contagio de las movilizaciones que están sacudiendo a los regímenes autocráticos de las repúblicas de la URSS, como hemos visto recientemente en Kazajistán y Bielorrusia. La clase obrera rusa y ucraniana debe oponerse no sólo a la política nacionalista rusa, sino también al nacionalismo reaccionario ucraniano. Estas tendencias políticas son enemigas del pueblo trabajador y de los oprimidos de ambos lados de la frontera.

Te puede interesar Ucrania en el tablero mundial

La verdadera independencia de Ucrania sólo puede tener lugar en el marco de una Ucrania obrera y socialista, donde todos los grupos étnicos puedan vivir en paz y se garanticen sus derechos nacionales. La lucha por esta perspectiva garantizaría también una relación fraternal entre los pueblos ruso y ucraniano movilizados contra sus respectivas clases dominantes, responsables del desastre social, político y económico de la restauración del capitalismo.





Temas relacionados

Guerra en Ucrania   /    Crisis en Ucrania   /    OTAN   /    Estados Unidos   /    Ucrania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias